Portada | | Buscar en Hollywood Clásico | Seguinos en Seguinos en Facebook

On the Waterfront (Nido de Ratas, 1954)

Por Marcos Celesia

Qué curioso que, habiendo tenido previsto este artículo en esta sección, haya fallecido Ring Lardner, trayendo nuevamente a la palestra al controvertido director de este film, Elia Kazan! (ver nota principal Listas negras en el cine).

En la era del Technicolor nadie estaba interesado en un guión de Budd Schulberg sobre trabajadores portuarios casi esclavizados por su representante sindical. Finalmente, el guionista y el director Elia Kazan lograron el apoyo del productor Sam Spiegel. Y así nació On the Waterfront (Nido de ratas, 1954).

Al mundillo dominado por el sindicalista (Lee J. Cobb) irrumpe Terry Malloy (Marlon Brando), quien poco a poco abre los ojos ante una realidad denigrante y finalmente testifica en contra de la corrupción imperante en el sindicato. Completan el elenco Karl Malden, como un sacerdote, Eva Marie Saint, como una joven que se enamora de Malloy, y Rod Steiger, como hermano de Terry, que es el abogado de la empresa que lo emplea.

Con toda su fuerza, con toda esa carga de actor “del método” enseñado en el Actor’s Studio, con su inmersión total en el rol que protagonizara, Marlon Brando brindó una de sus actuaciones más logradas y recordadas. Su interpretación nos permite observar con asombro la metamorfosis de este trabajador inculto, a quien incluso le cuesta manejarse con el idioma, se ocupa de sus palomas y trata de llevar una vida decente. De ser títere de sus patrones, empieza a darse cuenta de la magnitud y el horror de las bajezas que lo rodean. Y dice “basta”...

Ya Brando había quedado en la memoria colectiva de la gente con su grito desgarrador “¡Stella!” en A Streetcar Named Desire (Un tranvía llamado deseo, 1951). En esta oportunidad protagonizó una de las escenas clásicas de todos los tiempos. Terry se encamina a dar su testimonio incriminatorio ante las autoridades, convencido más que nunca de que debe hacerlo después de la muerte de un compañero de trabajo. Pero su hermano lo intercepta con un taxi y le pide que se suba. Una vez en viaje, Charley (Rod Steiger) le informa que sus empeladores, a quienes representa, le ofrecen un trabajo fácil y bien remunerado para que no testifique. Quieren pagar su silencio. Ante la negativa de Terry, Charley saca un revolver y le ruega que acepte el trabajo. Horrorizados los dos por lo que pudo haber sucedido, Charley se seca unas lágrimas y recuerda las épocas de boxeador de Terry. Pero Terry sólo recuerda que Charley lo obligó a perder una pelea “arreglada”. Y le dice:

Terry: You was my brother, Charley, you shoulda looked out for me a little bit. You shoulda taken care of me just a little bit so I wouldn't have to take them dives for the short-end money.
Charley: Oh I had some bets down for you. You saw some money.
Terry : You don't understand... I coulda had class… I coulda been a contender… I coulda been somebody, instead of a bum, which is what I am, let's face it… It was you, Charley.

En español:

Terry: Era’ mi hermano, Charley. Me tendría’ que haber cuidado un poco. Te tendría’ que haber ocupado de mí  pa’ que no me tuviese que dejar ganar por unos pocos peso’.
Charley: Pero habíamos colocado apuestas también. Vos te alzaste con unos pesos.
Terry: No me entendé’... Podría haber tenido clase... Podría haber sido un luchador... Podría haber sido alguien, y no de un vago, como soy ahora. Porque eso es lo que soy, no no’ engañemo’... Fue tu culpa, Charley.

I coulda been a contender!” se convirtió en una frase muy popular, particularmente entre los jóvenes, como tantas otras del cine, que se incorporan al lenguaje diario. Y sin lugar a dudas contribuyó a que Brando finalmente fuese galardonado con el Oscar al Mejor Actor, que había perdido los 3 años anteriores: por A Streetcar Named Desire (Un tranvía llamado Deseo, 1951), Viva Zapata (Viva Zapata, 1952) y Julius Caesar (Julio César, 1953).

Pero no nos olvidemos de que estamos hablando de estrellas y divos del cine. Marlon Brando se enfureció porque Rod Steiger se emocionó en verdad con la escena, y sus lágrimas fueron sinceras. Considerándolo un debilucho, Brando se retiró ofendido del set. Y el atónito Steiger tuvo que filmar sus primeros planos de la escena solo, sin la referencia de Marlon Brando: una cortesía que cualquier actor profesional espera del otro. Todo el enojo acumulado por el temperamental Steiger a lo largo de los años se esfumó cuando los dos se cruzaron en Montreal, 44 años más tarde (en 1997), y Brando le envió un telegrama conciliatorio y adulador.

Y nada más. Ya bastante les contamos sobre la película. ¡Ahora alquilen el video y disfruten de esta obra maestra, ganadora del Oscar a la mejor película de su año!

FABIÁN CEPEDA (1966-2011)
Co-Director y Co-Autor de HollywoodClasico
Extraordinario investigador y autor, gran amigo y maravillosa persona
Nunca será olvidado por quienes nos cruzamos en su vida


Sitio dedicado a la memoria de Aníbal Miguel Vinelli

© 1999–2017 Marcos Celesia y Fabián Cepeda
® Todos los derechos reservados. Registro de la Propiedad Intelectual.
Todos los derechos de propiedad intelectual de las fotos y los carteles que aparecen en este sitio son propiedad de las Productoras y/o Distribuidoras correspondientes. Dicho material ha sido tomado de fuentes de la Internet de libre accesibilidad o de textos publicados. Este sitio no pretende violar en forma alguna los derechos respectivos de los titulares de los Derechos de Autor.
Copyright to all photographs and posters which appear in this site belong by the corresponding Production and/or Distribution Companies. The same are collected from publicly aired and published sources. This site is in no way trying to infringe on the respective rights of their copyright holders.

Oscar® y Academy Awards® y la propiedad intelectual del diseño del Oscar® son marca registrada y marca identificatoria de servicios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas; y la estatuilla del Oscar® es propiedad registrada de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Este Sitio no es avalado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, ni se encuentra en forma alguna relacionado con la misma.
Oscar® and Academy Awards® and Oscar® design mark are the trademarks and service marks and the Oscar© statuette the copyrighted property, of the Academy of Motion Picture Arts and Sciences. This site is neither endorsed by nor affiliated with the Academy of Motion Picture Arts and Sciences.