Portada | | Buscar en Hollywood Clásico | Seguinos en Seguinos en Facebook

Shane (El desconocido, 1953)

Por Marcos Celesia

En el momento de su estreno, se consideró que Shane (El desconocido, 1953) estaba destinado a ser uno de los mejores Westerns de la historia del cine. Quizás en algún momento haya podido competir con otros dos clásicos altamente elogiados, ambos también con gran énfasis en la sicología de los personajes: High Noon (A la hora señalada, 1951), de Fred Zinnemann, y The Searchers (Más corazón que odio, 1956), de John Ford.

Pero considerando tan auspicioso lanzamiento, el destino de Shane en los anales del cine ha sido bastante ingrato. El film recibió cinco nominaciones al Oscar: Mejor Película, Mejor Director (George Stevens), dos para Mejor Actor de Reparto (Jack Palance y el niño Brandon de Wilde), Mejor Guión (A. B. Guthrie, Jr.) y Mejor Fotografía en Color (Loyal Griggs). Sólo ganó en el rubro Fotografía.

Todo esto y la estatura de clásico que el film iba cobrando entusiasmaron al estudio Paramount a re-estrenarla a escasos cuatro años del lanzamiento original.

Les esperaba una desagradable sorpresa. No sólo no fue el éxito esperado, sino que tanto la crítica como el boca-en-boca del público empezaron a atacar a la película, aseverando que aún siendo tan reciente, ya estaba “envejeciendo”, que con cada visión sucesiva parecía más lenta, más aburrida y más trillados los diálogos.

Con el correr de los años, ésta es la opinión que ha prevalecido, y hoy en día las encuestas no lo colocan entre los westerns favoritos de todos los tiempos. Pero todo esto no quita que el final del film sea una de las escenas favoritas del cine, de ésas que quedan atesoradas en el corazón de todos los aficionados. Y son varios los que sumaron a ese logro, más allá del magistral director George Stevens.

Alan Ladd y Brandon De WildeAl igual que en la novela original, de Jack Schefer, vemos toda la historia a través del punto de vista del niño Joey, interpretado por Brandon de Wilde. No contaremos muchos detalles de la trama, para los que deseen apreciar este clásico en video, pero básicamente digamos que el desconocido, Shane (Alan Ladd), llega al hogar de este niño. Sus padres, Marion y Joe Starrett, son Jean Arthur y Van Heflin. A consecuencia de un conflicto, Ladd se va ganando un lugar en el afecto de todos los miembros de la familia. Pero especialmente en el del niño.

Gran parte de la película gira en torno de la especial relación que se forja entre el niño y el pistolero.Ladd se va erigiendo en la fuente de absoluta devoción y admiración por parte de Joey.

Esta criatura, magistralmente interpretada por el joven de Wilde (que muriera trágicamente a los 30 años), ve en Shane al héroe por excelencia.Su admiración, la forma en que habla de él, la forma en que lo mira, todo suma para esta profunda relación tan bien plasmada en imágenes y sentimientos. Los conflictos sicológicos no acaban ahí.

Flota en el aire una atracción entre Shane y la madre de Joey (Jean Arthur, en su última interpretación), pero ambos son personas rectas e intachables, seguras de su “deber”...

Este doble juego sicológico queda resumido en la escena en que Shane le enseña a Joey a disparar (ver fotografía). Ante los ojos del niño y su madre, que observa desde la distancia, Shane ha expuesto esa faceta de su personalidad que la familia no había experimentado.

Cuando la madre le recrimina haberle enseñado al niño lo que es un arma, Shane le responde elocuentemente: “Un revólver es una herramienta, Marion. Ni mejor ni peor que el hombre que la utilice”.

Pasemos a nuestra escena inolvidable. Shane llega a su fin. El desconocido ha arriesgado la vida por sus amigos, los Starrett, pero se ha cobrado algunas vidas y sabe que debe seguir su camino. No sólo para no comprometer su libertad, sino para no alterar la armonía familiar con su amor por Marion.

Despedida de ShanePero le falta la dolorosa despedida de Joey. El niño espera que después del enfrentamiento climático, Shane volverá con él al rancho, pero se da el siguiente diálogo (ver foto).

Shane: I gotta be going now, Joey.
Joey: But why, Shane?
Shane: A man has to be what he is, Joey. Can’t break the mold. I tried it and it didn’t work for me.
Joey: We want you, Shane!
Shane: Joey, there’s no living with a killing. There’s no going back. You run home to your mother. Tell her there are no more guns in the valley […] And grow up to be straight and strong. And, Joey, take care of both of them […] Bye, little Joe. (Pero Shane ya se aleja en su caballo y Joey le grita).
Joey: Pa´s got things for you to do, and mother wants you. I know she does, Shane… Shane! Come back, Shane!

En español:
Shane: Me tengo que ir, Joey.
Joey: ¿Pero por qué, Shane?
Shane:
Un hombre tiene que ser fiel a su naturaleza, Joey. No se puede romper el molde. Yo lo intenté pero a mí no me funcionó.
Joey: ¡Pero nosotros te queremos, Shane!
Shane: Joey, no se puede vivir si has participado de un tiroteo. No se puede volver atrás. Corre a casa con tu madre. Cuéntale que ya no hay armas en el valle […] Y crece hasta ser un hombre recto y fuerte. Y,, Joey, cuídalos a los dos […] Adiós, pequeño Joe. (Pero Shane ya se aleja en su caballo y Joey le grita).
Joey: Pero papá tiene tareas para ti. Y mamá querrá que te quedes. Lo sé, Shane… ¡Shane! ¡Vuelve, Shane!

Los gritos desgarradores de Joey no logran quebrar la voluntad de Shane, que sigue su camino sin siquiera darse vuelta a despedirse por última vez. Joey ha perdido a su héroe, para siempre...

FABIÁN CEPEDA (1966-2011)
Co-Director y Co-Autor de HollywoodClasico
Extraordinario investigador y autor, gran amigo y maravillosa persona
Nunca será olvidado por quienes nos cruzamos en su vida


Sitio dedicado a la memoria de Aníbal Miguel Vinelli

© 1999–2017 Marcos Celesia y Fabián Cepeda
® Todos los derechos reservados. Registro de la Propiedad Intelectual.
Todos los derechos de propiedad intelectual de las fotos y los carteles que aparecen en este sitio son propiedad de las Productoras y/o Distribuidoras correspondientes. Dicho material ha sido tomado de fuentes de la Internet de libre accesibilidad o de textos publicados. Este sitio no pretende violar en forma alguna los derechos respectivos de los titulares de los Derechos de Autor.
Copyright to all photographs and posters which appear in this site belong by the corresponding Production and/or Distribution Companies. The same are collected from publicly aired and published sources. This site is in no way trying to infringe on the respective rights of their copyright holders.

Oscar® y Academy Awards® y la propiedad intelectual del diseño del Oscar® son marca registrada y marca identificatoria de servicios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas; y la estatuilla del Oscar® es propiedad registrada de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Este Sitio no es avalado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, ni se encuentra en forma alguna relacionado con la misma.
Oscar® and Academy Awards® and Oscar® design mark are the trademarks and service marks and the Oscar© statuette the copyrighted property, of the Academy of Motion Picture Arts and Sciences. This site is neither endorsed by nor affiliated with the Academy of Motion Picture Arts and Sciences.