Portada | | Buscar en Hollywood Clásico | Seguinos en Seguinos en Facebook

Enrique VIII, Ana Bolena, Isabel I y María Estuardo, según el cine

Por Marcos Celesia

Hollywood siempre ha demostrado gran interés en las suntuosas y espectaculares historias de la realeza, tanto más si se trata de los reyes y reinas de Inglaterra, y si sus vidas fueron pintorescas, turbulentas y dramáticas. Cuatro de las testas reales más recreadas por el cine son las de Enrique VIII (1491-1547), su segunda esposa Ana Bolena (Anne Boleyn en inglés, 1507-1536), la hija de ambos, Isabel I (1533-1603), y la pariente de Isabel, María Estuardo o Mary Stuart (1542-1587). Por supuesto, pocos son los casos en que se puede confiar en la exactitud plena de la lectura que Hollywood ha hecho de la historia. En la mayoría de estas películas las tramas se retocan para lograr un mayor efecto dramático, y no es necesario decir que esos retoques distan de ajustarse a los eventos registrados en las crónicas fidedignas.Veamos primero qué films se han ocupado de estos monarcas a lo largo del cine mudo estadounidense.

Cardinal Wolsey (1912) contó con Tefft Johnson como Enrique VIII y Clara Kimball Young como Ana Bolena. En The Prince and the Pauper (El prícipe y el pobre, 1915), Robert Broderick dio vida a Enrique VIII. When Knighthood Was in Flower (En tiempos de la caballería andante, 1923) le brindó a Lyn Harding la primera oportunidad de encarnar a Enrique. En 1937 repitió el rol del monarca en la producción francesa Les Perles de la Couronne (Las siete perlas de la corona), junto con Barbara Shaw como Ana Bolena e Yvette Pienne como Isabel I. Es de destacar que la inmortal Sarah Bernhardt encarnó a Isabel I en Elisabeth Reine d’Angleterre (1912), en versión francesa y que el primer actor ganador del Oscar, el exiliado alemán Emil Jannings, hizo de Enrique junto a Henny Porten como su desafortunada esposa en la producción alemana de Ernst Lubitsch, Anna Boleyn (1920). Mary Stuart (1913) fue estelarizada por Mary Fuller en el papel protagónico y Miriam Nesbitt como Isabel I.

Charles LaughtonLlegando al cine sonoro nos encontramos con la magistral interpretación de Charles Laughton en The Private Life of Henry VIII (La vida privada de Enrique VIII, 1933), en que Merle Oberon fue su Ana Bolena. Con la excepción de Catalina de Aragón, su primer consorte, por este film desfilan las otras 5 esposas y sus diversos destinos. En la película se da por sentado que todos sabemos que, decepcionado por la imposibilidad de Catalina de Aragón de darle un hijo varón, Enrique decide divorciarse de ella. Pero para poder hacerlo debe salvar un pequeño escollo: su país es católico, y el Papa no se muestra muy dispuesto a otorgar una anulación. Siguiendo el consejo de sus asesores, y ya enamorado de Ana Bolena, Enrique crea una nueva iglesia, hecha a la medida de sus necesidades. Se divorcia de Catalina, que se vuelve a España, y se casa con Ana. Laughton, de tan solo 33 años, creó un Enrique grosero, caprichoso, estricto, con toques tragicómicos en cada uno de los “episodios” que relatan el paso por su vida de cada una de sus esposas. La escena en que devora un pollo con sus manos, mientras habla, se atraganta y eructa, fue muy comentada y sin lugar a dudas no lo perjudicó cuando llegó la hora de los Oscar. Fue el primer actor inglés que ganó la estatuilla por un film británico.El monarca tiene una aparición secundaria en The Prince and the Pauper (El príncipe y el mendigo, 1937), jugado por Montagu Love, y retoma prominencia y a uno de sus mejores intérpetes en Young Bess (La reina virgen, 1953).

En esta superproducción muy entretenida recorremos los primeros años de Isabel, hasta el momento en que es proclamada reina. Su madre, Ana Bolena, es encarnada por Elaine Stewart y su padre Enrique vuelve a manos de su más meritorio recreador: Charles Laughton. De este film debemos destacar las actuaciones de Laughton y la juvenil protagonista, Jean Simmons.

Enrique figuró en la producción de Disney, The Sword and the Rose (El capitán de la guardia, 1953), en la piel de James Robertson Justice y, años más tarde, reapareció en un rol de reparto importante en A Man for All Season (El hombre de dos reinos, 1966), de Fred Zinnemann, que gira en torno de Tomás Moro (Paul Scofield, ganador del Oscar por esta actuación). Robert Shaw logró una candidatura como actor de reparto por su Enrique implacable. Y, en un toque curioso, Vanessa Redgrave aparece en un “cameo” (se la ve en una sola escena, riendo) como Ana Bolena.

La historia del coleccionista de esposas y la infortunada Ana Bolena volvió a ser filmada majestuosamente por Charles Jarrott en 1969, en Anne of the Thousand Days (Ana de los mil días, 1969). Richard Burton y Genevieve Bujold interpretaron a sus personajes con gran fuerza y convicción, y ambos fueron nominados al Oscar, pero sin suerte. Bujold está particularmente conmovedora. La vemos desde la inocente joven cuya hermana fue amante del rey, pasando por la esposa que trata de adaptarse al temperamental rey, y luchando por su vida, a pesar de estar librando una batalla sin esperanzas. Su desesperación por darle un hijo varón (y asegurarse la supervivencia) es patética. Hacia el fin, muere con dignidad, esperando quizás un último gesto de Enrique, y desesperada por la suerte que pueda correr su hija, la pequeña Isabel. La escena en que es decapitada tiene gran dramatismo. Como era costumbre en la época, ella le da una propina a su verdugo, para que sea ágil y expeditivo en su tarea. Pero a último momento, cuando el encapuchado ya ha levantado la espada, Ana gira para mirarlo, con una mirada desgarradora e incrédula a la vez, que nos deja perplejos. De más está decirlo, la espada sigue su curso. Es una lástima que la carrera de Genevieve Bujold no haya respondido a tan auspiciosos inicios.

Ahora volvamos atrás en los tiempos de Hollywood para ver el tratamiento cinematográfico de la siguiente generación. Pero antes repasemos la historia. Una vez muerto Enrique, asciende al trono el enfermizo Eduardo VI, hijo de Jane Seymour, la tercera esposa. Pero el joven muere siendo adolescente. La siguiente en la sucesión es la princesa María, hija de Catalina de Aragón. Durante su reinado, María “la Sanguinaria” pretende devolver a Inglaterra la religión católica, aliada con su marido Felipe II, Rey de España. Esa alianza, harto peligrosa para Inglaterra, se ve coartada por la muerte de María luego de tan solo 5 años de reinado. Y finalmente llega al trono Isabel, para iniciar uno de los reinados más destacados de la historia británica. Las películas sobre su vida han girado en torno de su relación con sus dos enamorados, Essex y Raleigh, y de su confrontación con María Estuardo, Reina de Escocia, que pagó con su cabeza la osadía de pretender quitarle el trono a su pariente y volver al catolicismo con un reino unificado. Vale la pena aclarar que los textos de historia a menudo nombran a Isabel y María como “primas segundas”, pero Isabel era prima hermana del padre de María, el Rey Jacobo V. Por lo tanto, al estar separadas por una generación, Isabel era tía segunda de María.

Katharine Hepburn y Fredric MarchEn 1936 John Ford dirigió a Katharine Hepburn (María) y Florence Eldridge (Isabel) en Mary of Scotland (María Estuardo), protagonizada también por el esposo de Eldridge, Fredric March, en el rol del Conde de Bothwell.

El film tuvo críticas encontradas, y fue un emprendimiento atípico tanto para Ford como para Hepburn, que no se muestra muy cómoda en el rol.

Dudley Nichols adaptó la obra de Maxwell Anderson, que se tomó la muy controvertida licencia dramática de inventar un encuentro entre las dos reinas, cosa inexacta, ya que María e Isabel jamás se vieron en persona.

Se destacan a continuación dos actrices que interpretaron a Isabel en dos películas cada una: Bette Davis y la inglesa Flora Robson. La Robson la interpretó primero en la producción británica Fire Over England (Fuego en Inglaterra, 1937) protagonizada por Laurence Olivier y Vivien Leigh.

Bette Davis y Errol FlynnPocos años más tarde, ya en Hollywood, retomó el papel en The Sea Hawk (El halcón de los mares, 1940), con Errol Flynn. Bette Davis encaró el papel protagónico de The Private Lives of Elizabeth and Essex (Mi reino por un amor, 1939), también acompañada de Errol Flynn. En esta adaptación de otra obra teatral de Maxwell Anderson, Bette Davis da rienda suelta a todos su repertorio de tics y afectaciones, pero en resumen su actuación es muy buena. En 1955 volvió a ponerse la peluca pelirroja en The Virgin Queen (La reina tirana) (no confundir esta película con la que mencionamos más arriba, La reina virgen / Young Bess). En esta oportunidad su contraparte es Sir Walter Raleigh (Richard Todd) y, una vez más, el rol le vino como anillo real al dedo.

Antes de pegar un salto a la década del ‘70, nos faltaría mencionar a Agnes Moorehead, que hizo una breve aparición en The Story of Mankind (La historia de la humanidad, 1957).

Genevieve Bujold, Richard Burton, Vanessa Redgrave y Glenda JacksonAl igual que Bette Davis y Flora Robson, Glenda Jackson interpretó a Isabel en dos oportunidades. Venía de protagonizar una miniserie para la televisión británica sobre la vida de Isabel, Elizabeth R. Tuvo mucho éxito, y por una de esas curiosidades de las múltiples categorías de actuación que tiene el premio Emmy, ganó dos estatuillas por la misma actuación. Poco tiempo después la convocó nuestro conocido Charles Jarrott para repetir el papel en Mary, Queen of Scots (María Estuardo, Reina de Escocia, 1971). La protagonista fue Vanessa Redgrave, y una vez más se ideó un encuentro ficticio para contar con un golpe de efecto y que las dos estrellas se sacaran chispas. Vanessa Redgrave fue nominada para el Oscar por este film, pero Glenda Jackson fue nominada por una película del mismo año en que tuvo oportunidad de mayor lucimiento dramático: Sunday Bloody Sunday (Dos amores en conflicto, 1971). Las dos perdieron ante Jane Fonda en Klute (Klute - El pasado me condena, 1971). Han existido otras películas más recientes, pero no ameritan apartarnos del nuestra temática “clásica”. Como último comentario expresemos el deseo de que se concrete una película que ha estado en etapa de planeamiento desde hace un par de años. Una nueva versión de la saga de Isabel y María, protagonizada por quienes quizás sean las dos mejores actrices de su generación: Meryl Streep y Glenn Close. ¿Quién les parece que debería interpretar a quién?

 

FABIÁN CEPEDA (1966-2011)
Co-Director y Co-Autor de HollywoodClasico
Extraordinario investigador y autor, gran amigo y maravillosa persona
Nunca será olvidado por quienes nos cruzamos en su vida


Sitio dedicado a la memoria de Aníbal Miguel Vinelli

© 1999–2017 Marcos Celesia y Fabián Cepeda
® Todos los derechos reservados. Registro de la Propiedad Intelectual.
Todos los derechos de propiedad intelectual de las fotos y los carteles que aparecen en este sitio son propiedad de las Productoras y/o Distribuidoras correspondientes. Dicho material ha sido tomado de fuentes de la Internet de libre accesibilidad o de textos publicados. Este sitio no pretende violar en forma alguna los derechos respectivos de los titulares de los Derechos de Autor.
Copyright to all photographs and posters which appear in this site belong by the corresponding Production and/or Distribution Companies. The same are collected from publicly aired and published sources. This site is in no way trying to infringe on the respective rights of their copyright holders.

Oscar® y Academy Awards® y la propiedad intelectual del diseño del Oscar® son marca registrada y marca identificatoria de servicios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas; y la estatuilla del Oscar® es propiedad registrada de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Este Sitio no es avalado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, ni se encuentra en forma alguna relacionado con la misma.
Oscar® and Academy Awards® and Oscar® design mark are the trademarks and service marks and the Oscar© statuette the copyrighted property, of the Academy of Motion Picture Arts and Sciences. This site is neither endorsed by nor affiliated with the Academy of Motion Picture Arts and Sciences.