Portada | | Buscar en Hollywood Clásico | Seguinos en Seguinos en Facebook

Los Actores de Reparto
(2da. parte)

Thomas Mitchell, Agnes Moorehead, Thelma Ritter y Ralph Bellamy son sólo algunas de las cientos de "caras conocidas" que se robaron más de una película.

Por Marcos Celesia

En la primera parte de este artículo analizamos en tema en términos generales y nos concentramos en algunos de los más destacados actores de reparto de la época dorada de Hollywood. Ahora es el turno de las actrices.

Ethel BarrymoreComencemos por una destacada actriz del cine y el teatro, Ethel Barrymore (1879-1959), que perteneció a una de las familias más prestigiosas del mundo de la actuación. Hija de Maurice Barrymore y Georgie Drew y hermana de Lionel y John Barrymore, tuvo su hora de gloria en Hollywood siendo ya una mujer mayor. Consiguió un Oscar a la Mejor Actriz de Reparto y 3 nominaciones adicionales en un período de 6 años, y teniendo casi 70 años. Su primera nominación le significó la victoria, por None But the Lonely Heart (Un desolado corazón, 1944), como la madre de Cary Grant en un drama desgarrador. Después llegarían candidaturas por The Spiral Staircase (Escalera de caracol, 1946), encarnado a la inválida que cuida Dorothy McGuire, The Paradine Case (Agonía de amor, 1947), como la esposa del juez Charles Laughton, y Pinky (Lo que la carne hereda, 1949), interpretando a la jefa de una familia sureña que le deja un legado a Jeanne Crain. Su excelente actuación como la propietaria de una galería de arte, que toma a Joseph Cotten como protegido en Portrait of Jennie (El retrato de Jennie, 1948) también hubiese sido merecedora.

Hattie McDaniel y Olivia De HavillandEs realmente triste que Hattie McDaniel (1895-1952), que actuó en alrededor de 80 películas, haya interpretado a una sirvienta en todas ellas, sin excepción. Era el destino de todas las actrices de color en este período de Hollywood, y las sirvientas por excelencia eran ella o Louise Beavers. Vaya como tributo a su talento que pudo repetir el mismo rol tratando siempre de destacarte, y brindándole matices cambiantes: tanto podía ser la doméstica quejumbrosa, como la cómplice de sus pupilos y la figura maternal y protectora. Hattie, que no podía estar feliz con este terrible encasillamiento, lo tomó con humor más de una vez. Vivió para sufrir las críticas de algunos activistas de color, que objetaron que los actores de su generación aceptasen degradar la raza. Les respondió diciendo que si no hubiese trabajo en Hollywood, ganado $ 700 por semana, e interpretando a una mucama, habría sido una mucama y habría ganado sólo $ 7 a la semana... Cien veces menos.

En 1939 se convirtió en la primera persona de color en ganar el Oscar, a la Mejor Actriz de Reparto, por su entrañable Mammy de Gone With the Wind (Lo que el viento se llevó, 1939). En la categoría competía con su compañera de reparto, Olivia de Havilland (ver foto). Durante el discurso de aceptación la superó la emoción y el orgullo por su raza. Bien que hizo, ya que la Academia se demoró casi 25 años en volver a premiar a un intérprete negro: Sidney Poitier como Mejor Actor en Lilies of the Field (Una voz en las sombras, 1963).

Otros films en que sirvió diligentemente a tantas estrellas de Hollywood fueron: a Katharine Hepburn en Alice Adams (La mujer que supo amar, 1935), a Jean Harlow en Saratoga (Saratoga, 1937), a Bette Davis en The Great Lie (La gran mentira, 1941) e In this Our Life (Ésta, nuestra vida, 1942), y a Olivia de Havilland en They Died With their Boots On (Murieron con las botas puetas, 1941). Una de las pocas veces en que pudo hacer gala de su habilidad para el canto fue en la versión cinematográfica de Show Boat (El ensueño del Misisipi, 1936), como la cocinera casada con Paul Robeson. El mejor papel del último tramo de su carrera se lo brindó el productor de Gone With the Wind: David O. Selznick. Fue la mucama de Claudette Colbert en Since You Went Away (Desde que te fuiste, 1944). Se trata de un drama sobre la vida de esta mujer y sus hijas, Jennifer Jones y Shirley Temple, durante la ausencia del jefe de la familia, que desaparece en acción en plena Segunda Guerra Mundial.

Greer Garson y Gladys CooperLas tres actrices restantes, que elegimos para destacar en este artículo por su talento y repercusión, nunca ganaron el Oscar a pesar de múltiples nominaciones. Empecemos con la aristocrática Dame Gladys Cooper (1888-1971). Empezó su carrera en Londres, como corista, y fue para los combatientes de la Primera Guerra Mundial lo que Betty Grable fue para los de la Segunda: la chica-poster (pin-up girl) favorita. Llegó a Hollywood a comienzos de los años ’40, por lo cual fue de inmediato marcada para interpretar roles de madre, que les permitían a las actrices grandes despliegues histriónicos. En su caso las madres fueron por lo general aristócratas de fuerte carácter, cuando no figuras castradoras que torturaban a sus hijas solteronas y poco agraciadas. Los ejemplos más notables fueron sus “hijas” Bette Davis en Now Voyager (La extraña pasajera, 1942) y Deborah Kerr en Separate Tables (Mesas separadas, 1958).

También fue madre de actores, en este caso bienintencionada y ansiosa de que sus hijos se casasen con mujeres por debajo de su clase social: Gregory Peck se desposa con Greer Garson en The Valley of Decision (El valle de la abnegación, 1945) (ver foto) y Rex Harrison finalmente sucumbe ante los encantos de su “creación”, Audrey Hepburn, en My Fair Lady (My Fair Lady – Mi bella dama, 1964). Pero también fue menos comprensiva de los gustos matrimoniales de sus hijos, como en Kitty Foyle (Kitty Foyle, 1940), donde se opuso a que Dennis Morgan se interesase en Ginger Rogers, una mera empleada. Otras películas destacadas fueron: Rebecca (Rebeca, una mujer inolvidable, 1940), The Song of Bernadette (Bernadette, 1943), Mrs. Parkington (Una gran dama, 1944), Love Letters (Cartas a mi amada, 1945), The Bishop’s Wife (Un enviado del cielo, 1947) y The List of Adrian Messenger (La lista de Adrián Messenger, 1963). Sus nominaciones al Oscar a la Mejor Actriz de Reparto fueron por Now Voyager, The Song of Bernadette y My Fair Lady.

Agnes MooreheadAgnes Moorehead (1906-1974) es recordada por el desopilante personaje de Endora en la serie televisiva “Hechizada”, que encarnó entre 1962 y 1972. Pero su prestigiosa carrera se inició mucho antes. En el cine caracterizó a matronas puritanas, madres estrictas, solteronas criticonas y amigas neuróticas. Determinada a trasladar su mundo de fantasías a la actuación, empezó con pequeños papeles en el teatro y una muy activa carrera en la radio, que le permitió ejercitar su voz y llevarla a niveles de versatilidad poco habituales. Llegó a interpretar ocho papeles diferentes en un mismo programa. En 1935, en un emisión de radio, conoció al joven Orson Welles, y se hicieron muy amigos. Welles creó la compañía Mercury Theater, con el productor John Houseman y actores como Joseph Cotten y Agnes. Su éxito también se trasladó a la radio, incluyendo la comentadísima transmisión del 30 de octubre de 1938, “La Guerra de los Mundos”, que, con formato de noticioso radial, hizo que muchos radio-escuchas creyeran que la tierra efectivamente estaba siendo invadida por los marcianos.

Eventualmente Hollywood golpeó a la puerta, y Orson produjo su obra maestra, considerada por muchos la mejor película de todos los tiempos: Citizen Kane (El ciudadano, 1941). Agnes Moorehead aterrizó en el cine y nunca más se alejaría de él. Fue un medio para canalizar su talento, garra y versatilidad. Con The Magnificent Andersons (Soberbia, 1942) y otro film concluyeron sus compromisos con el estudio RKO, que había contratado a Welles. La MGM se apresuró a incorporarla a su elenco estable. Y se inició una carrera verdaderamente asombrosa, con éxito tras éxito en películas de calidad, o por lo menos de primera línea.

Algunas de ellas fueron: Jane Eyre (Jane Eyre, 1943), Since You Went Away (Desde que te fuiste, 1944), Dragon Seed (La estirpe del dragón, 1945), Mrs. Parkington (Una gran dama, 1944), The Woman in White (La dama del misterio, 1948), Johnny Belinda (Belinda, 1948), Caged (Amarga condena, 1950), Show Boat (Magnolia, 1951), tres melodramas con Jane Wyman: The Blue Veil (El velo azul, 1951), Magnificent Obsession (Sublime obsesión, 1954) y All That Heaven Allows (Lo que el cielo nos da, 1956), The Conqueror (El conquistador de Mongolia, 1956), donde supuestamente se contaminó del cáncer que le quitara la vida, al igual que a John Wayne, Susan Hayward y otros miembros de la producción, The Swan (El cisne, 1956), Pollyanna (Pollyanna, 1960), How the West Was Won (La conquista del Oeste, 1963) y Hush... Hush, Sweet Charlotte (Cálmate, dulce Carlota, 1964). Sus infructuosas nominaciones para el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto fueron por The Magnificent Ambersons, Mrs. Parkington, Johnny Belinda y Hush... Hush, Sweet Charlotte. Por esta última era número puesto, pero fue desplazada por Lila Kedrova en Zorba the Greek (Zorba el griego, 1964).

Thelma RitterLlegamos finalmente a la favorita absoluta de este cronista, la entrañable Thelma Ritter (1905-1969). Esta diminuta actriz de gigantesco talento podía hacer reir, llorar y pensar. Pero ya fuese a través de cualquiera de estos sentimientos, ese rostro inolvidable anclaba en las emociones de los espectadores, ya que proyectaba toda su humanidad y la perfecta impresión de ser una mujer común y corriente. Desde chica demostró inclinación por la actuación. Estudio en la afamada “American Academy of Dramatic Arts” y desde mediados de la década del ’20 fue ascendiendo en el mundo del teatro, pasando de una compañía a otra, con éxito por cierto, pero no llegó a los teatros de primera línea.

Se apartó de las tablas durante unos años para criar a sus hijos, pero su vocación pudo más que la seguridad económica que le aportaba su marido. Las circunstancias la llevaron a cambiar las tablas por el cine. Su viejo amigo George Saeton la convenció de aceptar un pequeño papel en Miracle on 34th Street (De ilusión también se vive, 1947). El productor Darryl Zanuck vio la escena que filmó y, encantado con ella, ordenó que se ampliase su personaje y que se la convocase a Hollywood. Después Joseph L. Mankiewicz la aprovechó más en A Letter to Three Wives (Carta a tres esposas, 1949). Y terminó filmando contrato para hacer 3 películas por año, todo un honor para una actriz secundaria. Si bien a lo largo de su carrera interpretó varias veces y con marcado éxito a una empelada doméstica siempre sarcástica y ácida, su rango dramático no pasó desapercibido, como por ejemplo en City Across the River (Dime con quién andas, 1949).

Thelma Ritter y Bette DavisEn 1950 tuvo un papel desopilante en Perfect Strangers (Conflictos humanos, 1950) y Mankiewicz volvió a convocarla para su rol más recordado: Birdie, la vitriólica asistente de Margo Channing (Bette Davis) en All About Eve (La malvada, 1950). Este film le valió la primera de 6 nominaciones al Oscar a la Mejor Actriz de Reparto. Un record, pero tristemente también es un record que nunca haya ganado la estatuilla. Otros perdedores sempiternos han sido los ingleses Richard Burton y Peter O’Toole (7 nominaciones cada uno) y Deborah Kerr (6). Lo peor en el caso de Thelma fue que sus primeras cuatro derrotas fueron en años consecutivos. Después de Eve: The Mating Season (Casado y con dos suegras, 1951), With a Song in My Heart (Cuando el alma sufre, 1952), y Pick-Up on South Street (El rata, 1953), por la que todos los críticos coinciden tendría que haber ganado. Las dos últimas nominaciones fueron por Pillow Talk (Problemas de alcoba, 1959) y por Bird Man of Alcatraz (La celda olvidada, 1962).

La Academia debe haberse malacostumbrado a su talento, porque omitieron nominarla por otras dos domésticas imperdibles en Move Over, Darling (Yo, ella y la otra, 1963) y Boeing-Boeing (Boeing-Boeing, 1965). Otros roles por los que podría haber sido reconocida son Rear Window (La ventana indiscreta, 1954), The Proud and the Profane (La orgullosa y el libertino, 1956), The Misfits (Los inadaptados, 1961) y The Incident (El incidente, 1967).

FABIÁN CEPEDA (1966-2011)
Co-Director y Co-Autor de HollywoodClasico
Extraordinario investigador y autor, gran amigo y maravillosa persona
Nunca será olvidado por quienes nos cruzamos en su vida


Sitio dedicado a la memoria de Aníbal Miguel Vinelli

© 1999–2017 Marcos Celesia y Fabián Cepeda
® Todos los derechos reservados. Registro de la Propiedad Intelectual.
Todos los derechos de propiedad intelectual de las fotos y los carteles que aparecen en este sitio son propiedad de las Productoras y/o Distribuidoras correspondientes. Dicho material ha sido tomado de fuentes de la Internet de libre accesibilidad o de textos publicados. Este sitio no pretende violar en forma alguna los derechos respectivos de los titulares de los Derechos de Autor.
Copyright to all photographs and posters which appear in this site belong by the corresponding Production and/or Distribution Companies. The same are collected from publicly aired and published sources. This site is in no way trying to infringe on the respective rights of their copyright holders.

Oscar® y Academy Awards® y la propiedad intelectual del diseño del Oscar® son marca registrada y marca identificatoria de servicios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas; y la estatuilla del Oscar® es propiedad registrada de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Este Sitio no es avalado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, ni se encuentra en forma alguna relacionado con la misma.
Oscar® and Academy Awards® and Oscar® design mark are the trademarks and service marks and the Oscar© statuette the copyrighted property, of the Academy of Motion Picture Arts and Sciences. This site is neither endorsed by nor affiliated with the Academy of Motion Picture Arts and Sciences.