Portada | | Buscar en Hollywood Clásico | Seguinos en Seguinos en Facebook

Freaks (Fenómenos, 1932)

Por Fabián Cepeda


Foto ampliable

Antecedentes: La película Freaks (Fenómenos, 1932), paradigma del llamado “cine de culto”, se ha transformado en un verdadero clásico del género, y a medida que es examinada, con el correr del tiempo parece aún más extraña. Pero la película en sí es tan inusual que recién décadas más tarde pudo ser a su vez entendida y valorada como tal. Los “fenómenos” que dan título a este film, son seres humanos con deformidades físicas, y que en esos años eran objeto de asombro por parte del público que los consideraba anormales. Como tales, eran empleados en circos y shows ambulantes, y eran exhibidos como atracciones principales; y, la mayoría de las veces, explotados cruelmente.

La Metro Goldwyn Mayer decidió embarcarse en este oscuro proyecto luego de observar los buenos dividendos que su compañía rival, la Universal, estaba consiguiendo a raíz de éxitos como Frankenstein (Frankenstein, 1931) y Dracula (1931). El director elegido para llevar adelante el proyecto fue el laureado Tod Browning, que había alcanzado grandes éxitos para el mismo estudio durante la década del ’20, en varias películas protagonizadas por el gran Lon Chaney.

Browning, que en su juventud había huido de su hogar y se había unido a un circo ambulante, tuvo la oportunidad de conocer una buena cantidad de estos seres humanos, los había observado y también analizado las reacciones del público para con ellos, que se acercaban con una curiosidad morbosa, y hasta repulsión.

Munido de todo este bagaje de experiencias, el director encaró el proyecto con la intención de exaltar la nobleza de los fenómenos, totalmente notable en la película si se observa el sentido de camaradería, lealtad y solidaridad reinante entre ellos, y a la vez, demostrar cuánta codicia y desenfreno había entre los demás seres humanos, considerados “normales”.

Pero, desafortunadamente, el mensaje de esta película no fue entendido en absoluto.

Repercusión: Cuando el productor Thalberg y el jefe de la Metro-Goldwyn-Mayer, Louis B. Mayer, asistieron a la exhibición previa al estreno, quedaron totalmente horrorizados y disgustados con lo que habían experimentado. Lo mismo ocurrió con el público y los críticos asistentes al estreno, y la película perdió, en unas pocas semanas, la suma de $ 164.000, por lo que el estudio se desentendió de ella. Cuando la crítica la condenó con términos como “inmoral” y “nauseabunda”, la Metro le agregó un prefacio, donde trataba de explicar que todo lo que allí se veía era solamente ficción, pero no obtuvo resultado. Por último, y con el objeto de recuperar algo del dinero que se había invertido, el estudio trató de reestrenarla con diferentes títulos (como Nature’s Mistakes, y otros), pero la sola exhibición causaba un mismo efecto.

En Inglaterra y varios países del mundo, la película fue prohibida durante varios años, y aún hoy no es exhibida en televisión, aunque al haberse transformado en objeto de culto, goza de numerosos reestrenos, lo que ha permitido a las generaciones de hoy disfrutarla y entenderla.

Argumento: A continuación brindamos una síntesis del argumento, con la esperanza de que baste, en primer lugar, para entender de qué se trataba la película, y en segundo término, para que ustedes analicen y traten de entender porqué su estreno causó tanto revuelo y llegó a ser prohibida:

Cleopatra (Olga Baclanova), es una hermosa trapecista, poseedora de un corazón avaro y oscuro. Aunque está relacionada amorosamente con el hombre fuerte del circo, Hércules (Henry Victor), su espíritu burlón le da pie al enano del circo, Hans (Harry Earles), para que aliente ilusiones sobre ella, ya que la ama profundamente.

Junto a su amante, la trapecista se ríe de sus sentimientos. Pero cuando se entera de que el enano ha heredado una gran fortuna, la cruel Cleopatra conspira junto a Hércules la forma de apoderarse de ese dinero: ella se casará con Hans, y junto a Hércules lo envenenarán poco a poco, hasta asesinarlo y quedarse con la fortuna.

Frieda (Daisy Earles), una enanita que ama a Hans, presiente algo malo en las actividades de Cleopatra, y decide contarle sus dudas a Venus (Leila Hyams), la bella entrenadora de focas y a Phroso (Wallace Ford), el jefe de los payasos del circo, quienes la escuchan atónitos, y deciden mantenerse alertas. Daisy también alerta a Hans, pero éste está tan enceguecido con su pasión por la trapecista que hace oídos sordos a las advertencias de quienes lo rodean.

Cleopatra confiesa falsamente a Hans su amor por él, y logra que le proponga matrimonio, cosa que inmediatamente acepta, y así comienza a desarrollar el siniestro plan. La próxima boda de Hans causa revuelo entre los empleados del circo, y todos se sienten muy contentos de que uno de ellos, Hans, logre la felicidad al lado de la mujer a quien ama. Luego de celebrarse el casamiento, en la noche del banquete nupcial, todos los fenómenos se acercan a la mesa dispuestos a acompañar a los recién casados. Pero sus torpes movimientos, sus extrañas costumbres y pobres modales causan profunda repulsión en Cleopatra, quien se retira muy disgustada del lugar, no sin antes insultarlos a todos y gritarles que los desprecia, y que afortunadamente nunca será unos de ellos. Mientras tanto, Hércules se ríe despiadadamente de los atónitos concurrentes.

La trapecista y su amante comienzan sistemáticamente a envenenar al enano, pero sus compañeros, dolidos en lo profundo por el cruel desprecio, comienzan a sospechar lo que está sucediendo, y deciden actuar por su cuenta. Una noche en que ha bebido demasiado, Hércules se mete a la fuerza en el carromato de Venus, tratando de violarla. El jefe de los payasos llega a tiempo para impedirlo, y comienza a pelear con el atacante. Debido al forcejeo, el carromato se inclina y cae, dejando inconsciente a Phroso. Cuando Hércules se dispone a asesinarlo, siente que un cuchillo lo hiere. Desesperado y muy dolorido, el sansón corre hacia el bosque, siendo perseguido por los fenómenos del circo, quienes prontamente le dan alcance, y, antes de asesinarlo, lo castran.

Al enterarse de lo sucedido, Cleopatra, aterrada, trata de esconderse en su carromato, pero luego de una intensa búsqueda, los fenómenos también llegan hasta allí. Una vez que logran entrar y agarrarla, dan comienzo a su cruel venganza. Entre todos, la desfiguran y mutilan su hermoso cuerpo y rostro, transformándola en un ser aún más grotesco y repulsivo que ellos, una especie de mujer-pato sin piernas y manos en forma de palmípedo, y una cara horriblemente desfigurada y llena de cicatrices.

Y la exposición del resultado de la revancha de los fenómenos es la última escena que se pude ver, retratando a la cruel Cleopatra como una atracción circense más, pero de alguna manera pagando el precio por sus maligno proceder.

Como podemos apreciar, Freaks no es un análisis y explotación de la deformidad humana (al menos, la física), sino una simple historia cargada de moralidad, donde, una vez más, en un mundo cargado de crueldad de la cual no quedan exentos, los pobres e indefensos “buenos” luchan denodadamente y terminan triunfando sobre el mal.

FREAKS (FENÓMENOS, 1932)
Ficha técnica por Fabián Cepeda

MGM. 64 minutos. Estreno en EUA: 20/2/32. Estreno en Argentina: 3/10/32. Producida y dirigida por Tod Browning. Escrita por Willis Goldbeck, Leon Gordon, Edgar Allan Woolf y Al Boasberg. Basada en el cuento corto “Spurs”, de Ted Robbins. Cinematografía: Merritt Gerstad. Editor: Basil Wrangell.
Reparto: Wallace Ford (Phroso), Leila Hyams (Venus), Olga Baclanova (Cleopatra), Roscoe Ates (Roscoe), Henry Victor (Hercules), Harry Earles (Hans), Daisy Earles (Frieda), Rose Dione (Madame Tetrallini), Daisy Hilton (Daisy, una melliza siamesa), Violet Hilton (Violet, otra melliza siamesa), Schlitze (muchacha cabeza de alfiler), Josephine/Joseph (un ser humano mitad hombre y mujer), Johnny Eck (Johnny), Frances O'Connor (Frances, la muchacha tortuga), Peter Robinson (el “Esqueleto humano viviente”), Olga Roderick (la mujer barbuda), Koo Koo (la muchacha pájaro), Randion (el “torso viviente”), Martha Morris (la mujer sin brazos), Elvira Snow (Zip, la muchacha cabeza de alfiler), Jenny Lee Snow (Pip, la muchacha cabeza de alfiler), Elizabeth Green (la muchacha pájaro), Angelo Rossitto (Angeleno, un enano), Edward Brophy (uno de los hermanos Rollo), Matt McHugh (el otro hermano Rollo), Ernie Adams (concurrente al show), Louise Beavers (la mucama), Albert Conti (terrateniente), Tom London (hombre viejo), Michael Visaroff (Jean, el portero).

 

 

FABIÁN CEPEDA (1966-2011)
Co-Director y Co-Autor de HollywoodClasico
Extraordinario investigador y autor, gran amigo y maravillosa persona
Nunca será olvidado por quienes nos cruzamos en su vida


Sitio dedicado a la memoria de Aníbal Miguel Vinelli

© 1999–2017 Marcos Celesia y Fabián Cepeda
® Todos los derechos reservados. Registro de la Propiedad Intelectual.
Todos los derechos de propiedad intelectual de las fotos y los carteles que aparecen en este sitio son propiedad de las Productoras y/o Distribuidoras correspondientes. Dicho material ha sido tomado de fuentes de la Internet de libre accesibilidad o de textos publicados. Este sitio no pretende violar en forma alguna los derechos respectivos de los titulares de los Derechos de Autor.
Copyright to all photographs and posters which appear in this site belong by the corresponding Production and/or Distribution Companies. The same are collected from publicly aired and published sources. This site is in no way trying to infringe on the respective rights of their copyright holders.

Oscar® y Academy Awards® y la propiedad intelectual del diseño del Oscar® son marca registrada y marca identificatoria de servicios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas; y la estatuilla del Oscar® es propiedad registrada de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Este Sitio no es avalado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, ni se encuentra en forma alguna relacionado con la misma.
Oscar® and Academy Awards® and Oscar® design mark are the trademarks and service marks and the Oscar© statuette the copyrighted property, of the Academy of Motion Picture Arts and Sciences. This site is neither endorsed by nor affiliated with the Academy of Motion Picture Arts and Sciences.