Portada | | Buscar en Hollywood Clásico | Seguinos en Seguinos en Facebook

Secuelas

Por Marcos Celesia

Hollywood siempre ha tenido un punto débil respecto de las continuaciones, secuelas o segundas partes, como se prefiera llamarlas. Sea por motivos artísticos o monetarios, en la historia de Hollywood las secuelas han proliferado. Se nos ha ocurrido pensar en ejemplos en los dos extremos del espectro temporal. Entonces hablaremos de una de las secuelas realizadas más rápidamente y con similar éxito (nada aquí de “segundas partes nunca fueron buenas”) y otra, también exitosa, pero filmada 25 años después del original.

Going My Way (El buen pastor, 1944) y The Bells of St. Mary’s (Las campanas de Santa María, 1945)

Barry Fitzgerald y Bing Crosby en GOING MY WAY (1944)Going My Way, de la Paramount, es la simple y trillada historia de un hombre desgarrado por la vejez, que se resiste a dejar su puesto y ve con cara de pocos amigos a su reemplazante, con quien debe convivir durante un tiempo. Sólo que esta vez se trata de un viejo cura, el Padre Fitzgibbon (Barry Fitzgerald), quien debe hacerse a la idea de que el Padre O’Malley (Bing Crosby) tiene que tomar su lugar en la parroquia de un barrio pobre de Nueva York. Una historia simple y muy bien contada. Con dirección de Leo McCarey, el film generó tan buena respuesta que inmediatamente se decidieron a producir la continuación. No obstante, cosa poco común en Hollywood, la segunda parte fue encarada por otro estudio (RKO y no Paramount).

Tan rápida fue la decisión y el inicio de la filmación que para cuando llegó la hora de los Oscars correspondientes a 1944, entregados el 15 de marzo de 1945, la secuela ya estaba siendo filmada. En el set de filmación el día siguiente a la ceremonia tenían muchos motivos para celebrar. Going My Way ganó como Mejor Película (por supuesto, en retrospectiva uno se pregunta cómo pudo ganarle a Double Indemnity [Pacto de sangre, 1944]), Mejor Actor (Bing Crosby), Mejor Actor de Reparto (Fitzgerald) (ver Barry Fitzgerald y su record más abajo), Mejor Director, Mejor Argumento y Mejor Guión y Mejor Canción.

Charles Boyer e Ingrid Bergman en GASLIGHT (1944)En un golpe de suerte, para la continuación había sido convocada la prolífica Ingrid Bergman, y resulta que ella también estaba festejando, ya que había resultado Mejor Actriz por Gaslight (La luz que agoniza, 1944). Gran fiesta, y una de las poquísmas veces en que el actor y la actriz ganadores del Oscar de un año se reúnen en un film al año siguiente.

Ingrid Bergman y Bing Crosby en THE BELLS OF ST. MARY (1945)En The Bells of St. Mary’s (Las campanas de Santa María, 1945), Crosby, asignado a una nueva iglesia, se enfrenta esta vez con la Directora de una escuela Católica, la Hermana Benedicta (Bergman). Como en tantas otras películas, está de por medio la necesidad de una donación para refaccionar el viejo edificio de la escuela. Al final, la estricta religiosa no logra ver el fruto de sus esfuerzos, ya que por problemas de salud es enviada a otra ciudad. Como vemos, otro producto totalmente convencional que nuevamente fue reconocido por la Academia con nominaciones a la película, su director y los dos protagonistas. Ninguno ganó el Oscar, pero vaya a favor de la película el hecho de que Bergman fue nominada por Bells en vez de por Spellbound (Cuéntame tu vida, 1945) y que, además, la película y el director McCarey hayan desplazado de las categorías respectivas a A Tree Grows in Brooklyn (Lazos humanos, 1945), y a su director, el polémico Elia Kazan.

Going My Way (El buen pastor, 1944). D: Leo McCarey. Con Bing Crosby, Barry Fitzgerald, Frank McHugh, Rise Stevens
The Bells of St. Mary’s (Las campanas de Santa María, 1945). D: Leo McCarey. Con Bing Crosby, Ingrid Bergman, Henry Travers, Joan Carroll.

The Hustler (El audaz, 1961) y The color of Money (El color del dinero, 1986)

Paul Newman en THE HUSTLER (1961)Luego de haber recibido con Cat on a Hot Tin Roof (Un gato sobre el tejado caliente, 1958) el reconocimiento a sus dotes dramáticas, algo más que un actor buen mozo y taquillero, Paul Newman necesitaba un papel que le permitiese reforzar su estatura histriónica. Lo encontró en The Hustler (El audaz, 1961), la adaptación de la novela de Walter S. Tevis dirigida y co-adaptada por Robert Rossen. En ella interpreta a “Fast Eddie” Felson, un artista del engaño, que hace creer a sus contrincantes en el mundo del pool que no es un buen jugador y muestra su habilidad sólo más tarde, cuando las apuestas han subido. Su obsesión es vencer a Minnesota Fats (Jackie Gleason). Al inicio de la película lo vemos perder ante él. Después conoce a Sarah, una alcohólica (Piper Laurie). Empiezan a convivir mientras Eddie continúa su “carrera” en pequeños tugurios. Después de una pelea en que le rompen los pulgares, y desoyendo los consejos de su amigo y manager (Myron McCormick), Eddie cae en manos de Bert Gordon (George C. Scott) que le promete conseguirle buenas partidas a cambio del 70% de las ganancias. La oposición y enemistad de Gordon hacia Sarah, que no es defendida debidamente por Eddie, hacen que la joven se suicide. Destrozado, sabiendo que ha perdido su única oportunidad de encontrar la felicidad, Eddie se vuelve a enfrentar con Fats, lo vence, denuncia a Bert ante todos y se va.

Paul Newman en THE COLOR OF MONEY (1986)En The Hustler Newman cumple su anhelo de demostrar su gran capacidad actoral. Nos lleva desde la arrogancia y autosuficiencia del artero jugador hasta el hombre vulnerable, que se da cuenta de sus carencias afectivas cuando ya es muy tarde. Newman recibió una de las 9 nominaciones para el Oscar que generó la película, pero perdió ante Maximilian Schell en Judgment at Nuremberg (Juicio en Nuremberg, 1961). Paul Newman, que nunca fue un creyente en las continuaciones, siempre se quedó con la idea de que restaban cosas por contar sobre Eddie Felson. Casi 25 años después se decidió a convocar a Martin Scorsese y al novelista Richard Price. Y empezaron a preguntarse qué podría haberle pasado a Eddie después de tantos años. Ya existía una continuación del libro original, por su propio autor, Walter S. Tevis, llamada “The Color of Money”, pero del guión definitivo sólo se conservó de él el título.

Paul Newman y Tom Cruise en THE COLOR OF MONEY (1986)En The Color of Money (El color del dinero, 1986), Eddie no ha vuelto a tocar una mesa de pool y se ha convertido en el manager de jóvenes talentos, y ahora es él quien se queda con un jugoso porcentaje de las ganancias, si bien su actividad “oficial” es vender bebidas alcohólicas. Conoce al muy talentoso Vincent (Tom Cruise) y trata de atraerlo a sus filas, pero el prepotente Vincent encuentra difícil perder a propósito. Los acontecimientos se van desarrollando, y vemos cómo se ha producido una inversión de roles. The Color of Money recibió cuatro nominaciones para el Oscar, y finalmente le trajo a Newman su primera victoria, después de haber perdido seis veces. Curiosamente, el año anterior la Academia le había dado un Oscar Especial por su carrera, creyendo que tal vez Newman nunca más Paul Newman, Myron McCormick y Jackie Gleason en THE HUSTLER (1961)tendría oportunidad de ganarlo. Pero Paul no demoró más de un año en demostrar lo contrario. Lo mismo había sucedido en 1980 con Henry Fonda. Le concedieron un Oscar honorario y al año siguiente se alzó con la estatuilla al mejor actor por On Golden Pond (En la laguna dorada, 1981).

The Hustler (El audaz, 1961). D: Robert Rossen. Con Paul Newman, Jackie Gleason, Piper Laurie, George C. Scott.
The color of Money (El color del dinero, 1986). D: Martín Scorsese. Con Paul Newman, Tom Cruise, Helen Shaver, Mary Elizabeth Mastrantonio

Barry Fitzgerald y su record

Barry Fitzgerald en GOING MY WAY (1944)Barry Fitzgerald tiene el dudoso honor de ser el único actor en la historia de los Oscar que fue nominado como Actor Principal y Actor de Reparto en el mismo film Going My Way (El buen pastor, 1944). La Academia cambió sus reglas inmediatamente para evitar la repetición de ese bochorno, con lo cual en la actualidad, aunque por indecisión de los miembros lo hubiesen votado en ambas categorías, habría sido nominado únicamente en la que hubiese conseguido más votos (por tratarse de la misma película). Pero entre 1944 y 1963, los estudios tenían que presentar las películas a la Academia, y en la ficha de solicitud incluir los nombres únicamente de los intérpretes a quienes consideraban protagonistas y, por ende, candidatos al premio mayor. Ésa es la lista en la que Anne Baxter insistió ser incluida por All About Eve (La malvada, 1950) (ver artículo principal). En 1963, la 20th Century Fox se dio cuenta de que había presentado la ficha de Cleopatra (Cleopatra, 1963) con TODO el reparto, con lo cual hasta el actor que tenía un bocadillo sólo podía ser votado como Mejor Actor. Esto perjudicó a Roddy McDowall, que sonaba fuerte como para recibir una nominación como Actor de Reparto. El estudio publicó una disculpa al actor, pero no hubo nada que hacer. A partir de ahí son los votantes los que deciden, pero el actor no puede recibir dos nominaciones por el mismo rol. Y, por otro lado, la maquinaria de la publicidad trata de “sugerirle” a los votantes la categoría deseada, para no dividir votos, con avisos a toda página que comienzan “Para su consideración...” y que se publican en los diarios y semanarios de la industria.

Pero un intérprete puede ser nominado en dos categoría por dos roles diferentes. Veamos quiénes han sido nominados en las dos categorías en el mismo año a lo largo de la historia del Oscar.

1938: Fay Bainter. Mejor Actriz por White Banners (Nuevos horizontes) y Mejor Actriz de Reparto por Jezebel (Jezabel la tempestuosa). Ganó por Jezebel.
1942: Teresa Wright. Mejor Actriz por The Pride of the Yankees (Sus dos pasiones) y Mejor Actriz de Reparto por Mrs. Miniver (Rosa de abolengo). Se llevó la estatuilla por Mrs. Miniver.

Hasta aquí se había dado incluso la casualidad de que los 3 (incluyendo a Fitzgerald) ganaron en la categoría reparto, y perdieron como intérprete principal ante el protagonista de la película que les valió el Oscar de Reparto. Fay Bainter perdió Mejor Actriz ante Bette Davis, la protagonista de Jezebel. Teresa Wright fue vencida en la categoría mayor por su compañera de Mrs. Miniver, Greer Garson. Y el mismo Fitzgerald fue superado por Bing Crosby, también de Going My Way.

Después pasaron casi 40 años antes de que se repitiese la hazaña. Pero con la versatilidad de los actores contemporáneos la tendencia se ha acelerado.

1982: Jessica Lange. Mejor Actriz por Frances (Frances). Mejor Actriz de Reparto por Tootsie (Tootsie). Ganó por la segunda y perdió como actriz ante Meryl Streep por Sophie’s Choice (La decisión de Sophie).
1988: Sigourney Weaver. Mejor Actriz por Gorillas in the Mist (Gorilas en la niebla) y Mejor Actriz de Reparto por Working Girl (Secretaria ejecutiva). Por primera vez uno de los “favorecidos” se quedó con las manos vacías.
1992: Al Pacino. Mejor Actor por Scent of a Woman (Perfume de mujer) y Mejor Actor de Reparto por Glengarry Glen Ross (El precio de la ambición). Otra variante. Esta vez Pacino ganó como Actor principal y perdió en Reparto contra Gene Hackman en Unforgiven (Los imperdonables).

Holly Hunter. Mejor Actriz por The Piano (La lección de piano) y Mejor Actriz de Reparto por The Firm (Fachada - The Firm). Ganó por The Piano pero, inversamente a lo que sucedió las 3 primeras veces, en Actriz de Reparto la venció su compañera de The Piano, Anna Paquin.

Acá se acaba la lista, por ahora. Es interesante dejar en claro que hay intérpretes muy prolíficos, que pueden tener más de una actuación merecedora en el mismo año (ya sea protagónica o de reparto). Pero las nominaciones son por actuación en cada película, no para el actor. Es decir que el actor compite consigo mismo. El ejemplo más notorio se dio en 1967, cuando Sidney Poitier protagonizó In the Heat of the Night (Al calor de la noche), Guess Who’s Coming to Dinner (¿Sabes quién viene a cenar?) y To Sir, With Love (Al maestro con cariño). Las dos primeras fueron nominadas como Mejor Película y le valieron Oscars a Rod Steiger y Katharine Hepburn. Pero es obvio que Sydney Poitier se dividió tanto los votos entre las dos películas (más lo que haya recibido por la tercera) que, en definitiva, ni siquiera llegó a ser uno de los 5 nominados. Quizás si se le hubieran sumado los votos, habría sido el más votado, pero se perdió la oportunidad por haber sido demasiado bueno ese año, en demasiadas películas.

FABIÁN CEPEDA (1966-2011)
Co-Director y Co-Autor de HollywoodClasico
Extraordinario investigador y autor, gran amigo y maravillosa persona
Nunca será olvidado por quienes nos cruzamos en su vida


Sitio dedicado a la memoria de Aníbal Miguel Vinelli

© 1999–2017 Marcos Celesia y Fabián Cepeda
® Todos los derechos reservados. Registro de la Propiedad Intelectual.
Todos los derechos de propiedad intelectual de las fotos y los carteles que aparecen en este sitio son propiedad de las Productoras y/o Distribuidoras correspondientes. Dicho material ha sido tomado de fuentes de la Internet de libre accesibilidad o de textos publicados. Este sitio no pretende violar en forma alguna los derechos respectivos de los titulares de los Derechos de Autor.
Copyright to all photographs and posters which appear in this site belong by the corresponding Production and/or Distribution Companies. The same are collected from publicly aired and published sources. This site is in no way trying to infringe on the respective rights of their copyright holders.

Oscar® y Academy Awards® y la propiedad intelectual del diseño del Oscar® son marca registrada y marca identificatoria de servicios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas; y la estatuilla del Oscar® es propiedad registrada de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Este Sitio no es avalado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, ni se encuentra en forma alguna relacionado con la misma.
Oscar® and Academy Awards® and Oscar® design mark are the trademarks and service marks and the Oscar© statuette the copyrighted property, of the Academy of Motion Picture Arts and Sciences. This site is neither endorsed by nor affiliated with the Academy of Motion Picture Arts and Sciences.