Por MARCOS CELESIA de HollywoodClasico.com


La ceremonia del Oscar® no pasará a la historia como una de esas en que nos emocionamos o lloramos o reímos. La conducción de Steve Martín fue correcta. Por momentos se los extrañó a Billy Crystal o a Whoppi Goldbreg, pero en realidad la relativa calma de Martín permitió a los intérprtes simultáneos de cualquiera sea el país del mundo realizar un mejor trabajo que el posible bajo las presiones a las que se ven sometidos con los otros dos animadores.

El suspenso generado por los dos premios mayores, Película y Director, ya lo comentaremos, pero la única sorpresa en las categorías de actuación la dio Marcia Gay Harden. Todos esperábamos ver la cara seria de Crowe (en realidad durante toda la ceremonia tuvo cara de pocos amigos) y la felicidad y la sonrisa (amplia, por cierto) de Julia Roberts.

Las canciones no se destacaron por su calidad ni excelencia en la presentación. El enlace con Bob Dylan en Australia fue un toque inusual y simpático. Pero nadie estuvo a los saltos como Cuba Godding Jr. hace años, ni lloró de emoción.


Los momentos más emotivos fueron el In Memoriam, en que se vieron imágenes de las personalidades del cine que fallecieron en el último año. Entre los homenajeados estuvieron Vittorio Gassman, Stanley Kramer, John Gielgud, Jason Robards, Claire Trevor, Alec Guinness y el inolvidable Walter Matthau, cuya imagen cerró el sentido tributo.

Y los otros tres momentos en que se brindaron ovaciones de pie fueron durante la entrega de los premios especiales. Dustin Hoffman entregó el premio honorario al Director de Fotografía Jack Cardiff; Julie  Andrews al guionista Ernest Lehman y Anthony Hopkins al productor Dino de Laurentiis.


Los toques de humor aportados por Martin no sobresalieron en particular, como por ejemplo cuando “acusó” a Tom Hanks de haber contratado asesinos a sueldo para que matasen a Russell Crowe. No cabe duda de que Martín se las ingenia mucho mejor cuando improvisa.Durante la interpretación de la canción ganadora, transmitida con Bob Dylan cantando desde Australia, se vio a Danny DeVito en la platea, muy orondo comiendo un snack de algún tipo.
- Al retornar al podio Steve Martín bajó a la platea y le entregó a DeVito un pote con mayonesa, para que pudiese disfrutar mejor su bocadillo. Inmediatamente, DeVito, sacó una hoja de apio del bolsillo de su smoking. ¿Puede ser que éste sea el único momento verdaderamente ingenioso que se pueda citar? ¡Qué lejos de otros momentos tan gloriosos e inolvidables que nos ha regalado el premio mayor de la cinematografía!

GLADIATOR (DreamWorks y Universal)
A Douglas Wick in association with Scott Free Production
Douglas Wick, David Franzoni y Branko Lustig, Productores

Finalmente, como tantas otras veces en la historia de la Academia y en detrimento del renombre del Oscar®, triunfó le gran espectáculo y no la verdadera calidad creativa de la cual es capaz Hollywood. El peso de las 12 nominaciones fue obviamente demasiado, y el hecho de que hubiese dos contrincantes fuertes, Crouching Tiger, Hidden Dragon y Traffic, dividiéndose los votos debe haber favorecido a Gladiator. No obstante, el ultimo momento fue de una

tensión como pocas, ya que el premio al Mejor Director fue con gran justicia a Steven Soderbergh, por Traffic, contrariamente a lo que muchos anunciaban de que el joven director se dividiría sus votos. Eso alimentó las esperanzas de que Traffic resultase la Mejor Película. Pero no se puede negar, de todas formas, que Gladiator es un gran espectáculo, como sólo Hollywood los sabe hacer. El premio lo entregó Michael Douglas.

JULIA ROBERTS en Erin Brockovich

Este anuncio lo podrían haber saltado y entregarle el premio directamente. La favorita más contundente de los años recientes se lleva el Oscar®. Se la vio exultante por momentos y emocionada por otros. Agradeció muy especialmente a Steven Soderbergh, por demostrarle que podía ser una mejor actriz de lo que hubiese imaginado, y a Albert Finney. Llamó la atención que olvidara hacer público su reconocimiento a la verdadera Erin Brockovich-Ellis. El premio fue anunciado por el Mejor Actor del año anterior, Kevin Spacey.


MARCIA GAY HARDEN en Pollock

Gran premio sorpresa de la noche. Marcia Gay Harden obviamente se benefició por la división de votos entre Kate Hudson, Frances McDormand y Judi Dench. También por la popularidad de Pollock. Ni que hablar de la intensa campaña de promoción por sí misma en que se embarcó la actriz, visitando cuanto “talk show” hay en los Estados Unidos y dando entrevistas por doquier. Pero bueno, nadie la puede culpar. Marcia Gay Harden se mostró muy agradecida a Ed Harris y el premio le fue entregado por Nicolas Cage.